lunes, 25 de enero de 2010

Invitación (Reflexión)

¿Porque la naturaleza debe ensañarse en contra nuestra simplemente para recordarnos el valor de concepto nulo que tienen las “fronteras”?

¿Dónde quedaron las nacionalidades y la estratificación mundial?

Honestamente me siento orgulloso del planeta en el que vivo, ver como retomamos el primer concepto de humanidad y finalmente logramos el cometido de Dios comportándonos como hermanos, por una sola causa (Haití). Hagamos un pequeño esfuerzo y no esperemos que la naturaleza nos alerte con este tipo catástrofes para asumir nuestro compromiso como humanos, como hermanos y ante todo como hijos de Dios.

Mantengamos a partir de ahora la actitud para ayudar al prójimo, combatir el analfabetismo, cambiar odios por sonrisas y armas por canciones. Vamos a usar a favor cualquier bendición que hayamos recibido, vamos a ayudar desinteresadamente y sin motivo. ¿Catástrofes? Muchas más nos quedan por resolver, niños en la calle, la alimentación, la educación, calentamiento global, extinción de especies, mujeres violentadas, gente desterrada, concentración del poder y carencia de amor.

No esperemos hasta el último momento para cambiar!

martes, 10 de marzo de 2009

Colombia en busca de su libertad.

Entre las discusiones que actualmente se roban toda la atención y desenvolvimiento de los medios curiosamente ninguna, a mi humilde parecer, esta encaminada hacia la solución que todos estamos buscando para nuestro país. Guerra contra el terrorismo, conflictos con países hermanos, droga, narcotráfico, guerrillas de oposición, delincuencia común son algunos de los flagelos que tanto nos afectan, sin embargo, no logramos posicionar la importancia de las causas y consecuencias históricas de nuestros errores como patria. Es aquí, donde se debe establecer nuestra lista de prioridades hacia una Colombia fuerte, libre en el pensamiento y unida en nuestras ideas. Pero ¿como podemos lograr un interés común en todos los Colombianos?. Se debe volver a los acontecimientos históricos que han logrado establecer las grandes naciones, revolución francesa, derrocamientos de reyes en distintas monarquías, la voz del pueblo en revoluciones como la Cubana, vietnamita, mexicana en su momento e incluso la panameña. Esta lista de prioridades debe empezar con el respeto propio, luego mutuo y finalizar con el reconocimiento del prójimo como un hermano de igual valor y significado para nuestros fines.

 

Es aquí donde cabe la importancia de resaltar de algunos próceres que han luchado por la igualdad social y hago referencia al “Hombre Nuevo Colombiano”, fomentado y basado en la educación orientada a crear mas educación, pues, la educación mas que un lujo, es un derecho y una necesidad al cual no se le ha dado la importancia necesaria.

 

Lastimosamente, no hay una cultura colombiana por excelencia mas que la bandeja paisa, cirugías plásticas, estratificación social muy marcada, entre otros. Es por esto, crear la conciencia de ser Colombianos en pro de Colombianos.

 

Desgraciadamente para unos y afortunadamente para otros, en este camino se esta o no se esta. No hay espacio, ni tiempo para “Agüitas tibias” pues es el futuro de nuestra nación y nuestros descendientes el que esta en juego. En primer lugar, debemos ser severos con nosotros mismos e implacables ante las injusticias cueste lo que cueste.

 

No es posible, discutir, de la realidad Colombiana y su conflicto armado, mientras los estudiantes de Entidades privadas, se encuentran en tiempo de clase, al frente de las mismas, cambiándolas por barras de cerveza, apuestas o simplemente de “levante”. Inaudito, que nuestros médicos, las personas que van a salvar nuestras vidas y la de nuestros hijos, puedan perder materias como en un colegio, y graduándose al final con el mismo merito que un estudiante esforzado.

 

En nuestra educación debemos exigir, pero sobretodo, debemos continuarla, trabajo comunitario voluntario, enseñanza a personas de escasos recursos, pues el analfabetismo y la falta de educación es la verdadera razón por la cual tantos Colombianos salen a matar y robar.

 

Debemos aprovechar el privilegio de haber nacido en cuna de oro y llevarlo a toda la comunidad, así seremos un país nacido en cuna de oro, libre y culto.

 

“No hay camino hacia la libertad, La libertad es el camino.”

Joan Manuel Serrat.

 

Creemos la conciencia necesaria para convertir este país en el que tanto soñamos. Poder dormir con las puertas abiertas, no mirar el plato ajeno, reconocer el verdadero valor de la industria Colombiana, elegir nuestros representantes libres de prejuicios y desinteresados en el poder como valor individual si no común.

 

Hagamos de Colombia, nuestro bien común.

 

 

Larry Coll

“Colombiano”.

 

sábado, 7 de marzo de 2009

Revolución: Primer Estudio hacia la sensatez.

 

El inconformismo natural de la satisfacción prematura y el cuestionamiento racional de la actitud sin censura hoy por fin me han callado. La intolerancia de palabras jactas de ser tolerantes han rebosado la copa de la ineptitud de la credulidad de un libre albedrío no merecido pero justificado por pasiones tan efímeras como la desición de que ropa se va a usar durante el día.

Una pasión tan segura como ingenua en cuanto a factores de desición se trata, esta bordando nuestra cabeza usando como limites la excepción de lo obvio y la ceguedad de la cordura, la necedad de lo constante y la falta de razón.

Es cierto que cuando hierve la sangre se debe hacer algo al respecto, estamos de acuerdo, pero es imprescindible la búsqueda de los motivos de alegato y la solución a inconformismos conformistas con la sociedad.

¿Estaremos tan ciegos  como para exigir respeto y derechos humanos en formas tan atroces como las que reclamamos?

¿Estamos tan seguros en reclamar a favor un patriotismo que nunca se han sentido mas que la vos de un pobre niño desplazado en la ventana de tu carro mientras discutes el intervencionismo de un presidente extranjero?

Un conflicto de medio siglo se roba hoy los titulares del mundo, un conflicto que incluye por un lado gobiernos funestos, llenos de asesinatos, desapariciones forzadas de miembros de la oposición y ante todo de alto crecimiento en pobreza y falta de educación tan soberbio como el nuestro frente a los verdaderos problemas de nuestra nación.

Por el otro lado tenemos una oposición errada, que se apodero de unos ideales naturales para su causa y ahora desgraciadamente son el mal ejemplo de lo que algún día se conoció como un mundo utópico.

Entre todo esto salen nuevas y fuertes corrientes de comportamiento tales como el neoliberalismo, la extrema neutral, las alternativas de oposición y la estupidez.

Un neoliberalismo tan cruel y déspota como distintos gobiernos de dictadores asesinos que han manchado la historia de la humanidad con crímenes atroces. Un neutralismo extremo que cuelga en la delgada línea de lo sabio y lo cobarde pero que muestra la inconformidad frente a las alternativas actuales, una oposición manchada totalmente por aquellos que dicen serlo de manera errónea pero que han sido los primeros defensores de nuestros derechos y la estupidez de unos cuantos irrespetuosos que pretender buscar la paz ofendiendo al contrario, que pretenden hacer historia involucrando su lenguaje de galería en temas tan delicados como el futuro de un país y que son tan Colombianos como las gafas que usan mientras marchan con carteles insinuando relaciones nunca probadas entre todos los anteriores.

Es por eso que hoy callo y empiezo a actuar, una revolución cien por ciento utópica pero creíble, una revolución totalmente en contra de todo tipo de violencia, de todo tipo de superficialidad y todo de tipo de abuso. Una revolución en contra de la soberbia ignorancia de los mas arraigados a su sangre y ante todo una revolución en contra de todo tipo de parcialidad de información. Un pueblo solo es libre si tiene la posibilidad de escoger su futuro y solo DEBE escoger conociendo a fondo los verdaderos ideales e intenciones de cada grupo que desea ganar nuestra admiración para dirigirnos.